Posteado por: don Gerardo de Suecia | 03 diciembre 2009

El gato de mi vecino (59)

De gatos no tenemos tantos tipos como en América. Solo tenemos dos, el lince y el gato campesino, es decir el gato domesticado. El lince no se ve mucho, es muy retraido. A veces se puede ver huellas de él, especialmente cuando hay nieve. (Si quieres ver huellas del lince, mira el episodio 56). Al lince le llamamos “el león del norte”. Pero hay gente que han visto a linces. Recuerdo a un inglés que estaba en nuestro colegio para hablar inglés con los alumnos. Charlabamos un rato, y nos contaba que el primer día cuando estuvo en Suecia, vio a un lince. Dijo que nadie le creía. ¿Por qué? Porque de la gente que vive en Suecia toda su vida talvéz un por ciento haya vista a un lince.

Pues, no era esto que quería contarte. Es que el vecino mío, para ser exacto, su hijo, tiene un pequeño gato gris. Es muy amable. Cuando tenemos las puertas abiertas, cuando hace calor, o cuando abrimos para sacar el periódico, entra nuestra casa para examinarla. Primero da un paseo en el cuarto de estar, está muy cuidadoso, uno no puede abrazarle o acercarse. Después sube a las habitaciones en la segunda planta para inspeccionar si todo está bien. Después de esto normalmente quiere salir. Esta ceremonía dura 10 minutos. Pero, hay que estar atento. Una vez cuando mi mujer se hubo olvidado de algo y abrió la puerta para buscarlo el gato entró sin que ella lo descubrio. Y después de unas horas, cuando volvimos al gato le gustaba mucho salir…. Lo más horripilante sería si ibamos a la casita y el gato estaba encerrado…

Pero, a veces, cuando el ama no está en casa (tiene cursos semanales a veces), entonces es un poco más fácil ponerse en contacto con él. No quiere salir y uno puede abrazarle. Se comporta casi como un niño. Mi mujer le dió a comer una vez, pero mejor no hacerlo si uno no quiere otro miembro de la familia…

Cuando era joven teníamos varios gatos, pero todos morían. Uno murió en un accidente, el otro creíamos que fue comida para el zorro, y los otros solo desaparecían. Después de la muerte de unos gatos nos decidimos de no tener animal más. Sentando dolor cada vez el animal muere es duro. No, mejor tener un gato que viene de visita a veces!


Responses

  1. Querido amigo ha leido tus leyenda sobre el gado de tu vecino y me ha gustado, son unos animalitos muy sentido y muy amablas a los demás. Lo peor que oposeen son las grandes uñas, que donde las clavan hacen pupa como decimos los cordobeses.
    Un saludo.

  2. […] gato de mi vecino 2 (115) En el episodio 59 hablaba un poco del gato de mi vecino, Bozo, un gato muy amable que suele visitarnos a veces. Tengo […]

    • Sí, son fantásticos los gatos. Nosotros no hemos tenido gato porque la hija de min mujer era alérgica, muy alérgica, y teníamos que dar muerte al gato que tenía cuando encontramos (se llamaba Musse). Pero mi hijo tiene gato ahora, una mezcla entre siamés y gato doméstico y se llama Sylvester.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: