Posteado por: don Gerardo de Suecia | 07 diciembre 2009

Mal gusto, más barato (101)

Mi gusto ha sido malo muchos años. Dicen que uno puede perderlo de una infección, y bien lo sabe Díos que he sufrido infecciones en mi vida.
Es malo y es bueno. Por qué es malo? Sí, porque no siento el sabor de la comida muy bien, y es algo que me falta. Pero tengo una técnica para tener una idea de que sabor tiene. Suelo olfatear la comida un poco a hurtadillas. Porque no es bien educado hacerlo en público. Yo sé porque mi madre siempre me rependía cuando lo hacía. Si olfateo puedo tener una idea del sabor.
¿Pero bueno? ¿Es posible que puede ser bueno? Sí, actualmente, hace la compra de vino más barato. Ofrecerme un vino de muy buena calidad es echar margaritas a los puercos. No siento la diferencia. Por esto suelo comprar un vino tinto chileno que se llama El Emperador (que se un vino bueno aunque es barato).
Lo compro en la red algo que lo hace aún más barato.
Y participar en cata de vino, jajaja, que chiste, con tal gusto.
Pero no me preocupa. Mi mujer a veces participa en cata de vinos por mediación de sus colegas en el colegio. Y cuando me cuenta que pasa tengo que sonreír.

He visitado unos sitios en internet que tratan de cata de vino. He aquí algo que promete qué sabríais por un curso:

  • Análisis visual: el color, la transparencia, brillo, intensidad, matices del pigmento y formación de burbujas.
  • Análisis de los aromas: frutales, florales, herbáceos, tostados y especiados, valorando su limpieza, complejidad e intensidad.
  • Análisis de las sensaciones en boca: acidez, impresiones dulces, astringencia dada por los taninos, materia y cuerpo, equilibrio, persistencia de los aromas, etc.

No es malo todo esto…..? Dudo de que sea posible tener un gusto que puede con cosas así. Trataba de combinar (en sueco) la palabra cata de vino con engaño. Ni un solo acierto, algo que me parece muy raro. Porque a mi juicio es un engaño.
Adultos que gargarizan juntos discutiendo cosas que posiblemente no pueden saber, soñando como si estuvieran en el baño, limpiando los dientes. Escupir el vino no me apetece, me parece un sacrilegio escupir bebidas que cuestan tanto. Hay expertos, que si no ven la botella, no saben contar la diferencia entre los vinos más baratos y los de calidad superior.

No siguo bebiendo mi vino chileno barato, haciendo la necesitad virtud….


Responses

  1. Cuando yo era joven, digamos en 1970, trabajaba en un salón de fiestas. En una reunión familiar entre los empleados y allegados más íntimos mi padre llevó de regalo dos botellas de vino torrontés, muy valorado entonces.
    Estas botellas se sirvieron a la mesa ay de ese vino tomaban los comensales. Hasta que se terminó. Entonces, subrepticiamente, y a modo de chiste, esas botellas fueron rellenas con un vino blanco común, de damajuana de diez litros, empleado para el servicio del salón. Los comensales seguían bebiendo y ponderando las bondades del vino barato que llenaba sus copas. Todavía me río.

    • Sí, depiende de la botella, y esto con una damajuana de diez litros parece agradable.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: