Posteado por: don Gerardo de Suecia | 14 marzo 2010

Tres encuentros con corzos (116)

Ayer fuimos a nuestra casita, la segunda vez este invierno. El frío y la nieve ha hecho que es demasiado caro y también trabajador. Pero esta vez era para visitar a nuestros vecinos que también son unos de nuestros mejores amigos.
Cuando vamos a la casita podemos elegir entre dos caminos, el camino feo y el camino bonito. El camino “feo” es la carretera de 25 kilómetros y el camino “bonito se serpentea entre bosques, prados y lagos y es 40 kilómetros. Normalmente tomamos el bonito, porque tenemos tiempo y nos gusta disfrutar de la naturaleza.

A veces uno puede ver a alces y corzos. Y esta vez mi mujer gritó: “Cuidado, hay un corzo a la derecha!” Frené muy rápidamente, el corzo fue en el camino y corrió unos diez metros en frente del auto y después se piró en la nieve a la derecha y desapareció en la capa dura de la nieve y nosotros podíamos respirar.

Cuando venimos a la casita cruzaron dos corzos el camino. Nuestros vecinos a ambos lados del caminos dan a comer a los corzos y los corzos ofrecen un escenario cuando vienen a comer afuera de la ventana. Casi parecen domesticados. Después vi a mi vecina y le dije que habíamos visto a dos corzos. “Dos”, dijo la vecina, “ayer tuvimos nueve corzos como comensales aquí. Vais a ver cuando venéis.”

Cuando estábamos sentados en la sala de estar. Vinieron, primero dos y después cuatro. Y podíamos movernos sin que tuvieran miedo. Y claro que me había preparado y traía mi cámara con función de video. El resultado podéis ver arriba.

Para vosotros que no tienen corzos en vuestros países he recortado un poco de hechos de Wikipedia: En estado adulto, el corzo tiene una altura en la cruz de sólo 76 centímetros como máximo y un peso de entre 15 y 30 kilos. Los machos presentan cuernas pequeñas de tres puntas que mudan cada año a principios del invierno y se han terminado de desarrollar ya cuando comienza la primavera. El pelaje es pardo-rojizo en ambos sexos durante el verano, volviéndose grisáceo en invierno, al tiempo que aparece una mancha blanca sobre la grupa. El vientre es de color más claro que la espalda. Las crías, por el contrario, presentan un manto rojizo salpicado de numerosas motas blancas para aumentar su camuflaje con el entorno. Son característicos los gritos que emiten ambos sexos, similares a un ladrido.

Puedo añadir que el corzo es muy popular entre los cazadores y da un asado muy rico.


Responses

  1. ¡Qué bonitos los corzos!, la verdad es que lo más hermoso del mundo es ver a los animales en libertad, en plena naturaleza. ¡Lo que yo daría por darme el paeíto ese de 40 kilómetros esta tarde en vez de ir a trabajar!. Los suecos sois enormemente afortunados por tener una naturaleza tan bonita y tan cuidada.

  2. Commentario en el mismo episodio en mi blog en: http://www.bloggspace.se:
    Den 14 april 2011 kl 13:08 – lilian – –
    es muy entretenida su pagina, la disfrutamos mucho. vivo en TIERRA DEL FUEGO, USHUAIA, ARGENTINA ylaencontre buscndo cultivos que se hacen en climas parecidos. aca esta por empezar el invierno con los frios y heladas. seguimos en contacto! lilian y familia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: