Posteado por: don Gerardo de Suecia | 18 julio 2011

Un alce en el prado (158)

Cada dos años vienen mi cuñado Christer y su mujer Pat a Suecia. Viven en Nueva Zelanda, en Christchurch, donde habían terremotos el año pasado y este año. Y les gustan estar en Suecia en particular ahora, en un país donde la tierra no tiembla y terremotos son poco comunes y los que hay son de fuerza muy pequeña (episodio 148). Suelen vivir con nosotros en la casita en una “casitita” que está aún más pequeña que la casita. Tiene solo 10 m² para ser exacto.

Un enseño de Pat es que ver a un alce, el ciervo más grande del mundo (pero los alces en América del Norte son más grandes que los en Europa). La última vez que nos visitaron habían visto el cuarto posterior de un alce en camino al bosque, pero a ella le gustaba ver a un alce, no solo una parte del alce. Claro, había visto a alces en Skansen en Estocolmo, donde hay animales suecos. Pero no vale, deben ser salvajes.

(Actualmente habían visto a una marta, un animal más poco común que el alce. Pero tampoco la marta valía, hay que ser un alce).

Anteayer hicimos un viaje a Uppsala donde vive mi hijo y su familia. Christer y Pat querían encontrar a Lía, la hija de Martín y Erika. Lia tiene un año y diez meses. Le regalaron a Lía un Buzzy Bee (un juguete de nueva Zelanda en forma de una abeja).

En viaje a casa estábamos en punto a pasar un “policía de plancha” es decir un velocímetro con cámara de ellos que hay al lado de las carreteras suecas ahora. De repente oímos un grito de Pat: “¡¡A moose!! (Un alce)” y con el dialecto “nuevazelandeso” no comprendía de lo que se trataba. Creía que tenía que ver con “el policía de plancha”, hasta que mi mujer dijo que había un alce en el prado (en sueco). Pero entonces ya habíamos pasado el prado con el alce y teníamos que encontrar un sitio donde podíamos volver al alce.

Lo encontramos después de unos minutos y una pregunta “estaba colgando en el aire” como decimos en Suecia: Si el alce todavía estaría en el prado…  Y estaba allí, incluso un poco más cerca que antes. Podíamos encontrar a un camino a la derecha para venir más cerca del alce. Y el alce se quedaba y no huyó. Todos nosotros procedieron torpemente con las cámaras para tener la foto del siglo de un alce.

Pat tenía la mejor posición, con la guardabrisa bajada y el alce en frente. Pero había un problema, el sol, que brillaba y causaba problemas de tener una foto sin anillos de luz. Mientras yo, que tenía la guardabrisa del frente en frente de mí, y que era imposible a bajar, no estaba molestado del sol, tomé una foto bastante buena. Y con ella Pat puede convencer a sus compatriotas que ha visto el rey de los bosques suecos aunque la corona era bastante pequeña, que vosotros podéis ver en la foto arriba.

 

 

 

 


Responses

  1. Interesante y entretenido blog. He enlazado su blog desde el mío espero que no le moleste. Un saludo

  2. Gracias por enlazar mi blog. He hecho lo mismo con el tuyo.

  3. Qué ilusión, ver un alce!! Yo nunca he visto uno. Genial la fotografía!
    Abrazo!

  4. Hola.. mi nombre es Celeste.. soy de Argentina.. hoy descubri su blog.. que linda anecdota la del alce.. siempre me atrajo su pais.. Suecia.. no se si algun dia tendre la oportunidad de conocerlo pero estoy segura de que debe ser hermoso…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: