Posteado por: don Gerardo de Suecia | 28 noviembre 2011

Unas anecdotas (168)

Unas anecdotas (168)

-Una pareja van en silencio en su coche después de una disputa y pasando a una granja para cerdos el hombre dice sarcástico:
“¿Son parientes tuyos esos?”
”Sí, claro”, dice la esposa, “son mis suegros.”

-La niñez es el tiempo en la vida cuando uno está en frente del espejo haciendo muecas…….
La edad media es el tiempo cuando el maldito espejo se venga.

-Dos mujeres van en un VW Escarabajo. De repente tienen una avería y van al lado de la carretera. Salen del coche y una de ellas abre el capo.
”No es extraño que no funciona – el motor ha desaparecido”.
Durante el tiempo la otra ha abierto el maletero.
“Que suerte”, dice ella. ”Aquí en el maletero hay un motor de reserva”.

-Un día una chica vino saltando a casa del colegio.
“Mamá, mamá”, gritaba ”contamos en el colegio hoy, y todos los otros solo sabían contar a 4, pero yo, yo conté a 10. ¿Quieres escuchar? 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10!”
”Que lista eres”, respondio la madre.
”Es porque soy rubia”, dijo la chica orgullosa.
“Sí, es porque eres rubia”, dijo la madre.

El día siguente la chica vino gritando del colegio.
”Mamá, mamá, hoy leímos el alfabeto y todos los otros hijos solo sabían las letras a D, pero yo, yo sabían las letras a G! ¿Quieres escuchar? ¡A, B, C, D, E, F, G!”
”Eres muy lista, chica”, dijo la madre.
”Es porque soy rubia”, dijo la chica.
“Sí, es porque eres rubia”, dijo la madre.con amor maternal.

El día siguiente la chica vino saltando a casa del colegio.
“Mamá, mamá, cuando nos duchamos después de la gimnástica hoy ví que todas las otras chicas tenían tetas flacas, pero yo, yo tengo estas, gritó la chica, quitándose el jersey mostrando dos tetas muy bien desarolladas (80C)
”Eres tan lista, chica”, dijo la madre.
”Es porque soy rubia”, dijo la chica.
“No”, dijo la madre, ”es porque tienes 24 años”.

-Dos mujeres en el cielo.
La primera: Hola, me llamo Sandra.
La otra: Hola, me llamo Silvia ¿Cómo has muerto, tú?.
Sandra: Me emparamaba
Silvia: Que horroroso….
Sandra: No, no, no fue tan espantoso. Después de temblar de frío, fui calurosa y dormilona, y finalmente moría una muerte tranquila.  ¿Y tú, cómo moriste tú?

Silvia: Moría en un ataque cardial. Sospechaba que mi marido era infiel, y por esto llegué más temprano para sorprenderle en el dormitorio. Pero, le encontré sentado sólo, mirando la tele.
Sandra: ¿Y qué pasó después…?

Silvia: Estaba totalmente convencida que había otra mujer en la casa. Buscaba en todas las habitaciones, debajo camas, en guardropas y en el garaje. Después de buscar intensivamente sufrí un ataque cardial y me moría

Sandra: Qué lástima que no buscaba en el refrigerador. Entonces estaríamos vivas los dos…..


Responses

  1. Excelentes narraciones.

  2. Vuelvo por tu a casa a echar un ratito de lectura, como siempre estupendo.

    Saludos!

  3. Ya se o me imagino por donde vas mi querida A,R., aunque no entienda ni jota, y mi salud me deja te seguiré hasta el fin del mundo, mientras no pierdas la alegría que impones en tus escritos, Un abrazo andaluz. uille


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: