Posteado por: don Gerardo de Suecia | 15 septiembre 2013

Practicando el español en Torrevieja (215)

Aquí una epístola que quiero compartir con ustedes. Es que mi conocimiento de español empezó con un interés de poder hablar un poco en los supermercados y saber los nombres de frutas, verduras y comestibles diferentes. Mis suegros habían comprado una casa en España y allí quería practicar mi pequeño vocabulario español.

Pero, puesto que ninguno de los suecos que tenían casas allí sabían hablar español y puesto que los españoles no siempre saben hablar ingles, los vecinos me daban ejercicios como por ejemplo buscar a una gasolinera con gasolina sin plomo. O ayudar a un hombre en la oficina de policía cuando había sido robado. Qué importante me sentía en aquellas ocasiones…. Pero en una ocasión no me sentí importante, no, me sentí más tonto. Lo que pasó fue esto…..

Un vecino mío tenía problemas con su coche. El coche, un Volvo 740, no quería arrancar y el vecino tenía que apelar a un camión de remolque para llevar al coche a un taller. El vecino me preguntó si yo podía ayudarle con unas cosas sencillas, como preguntar por la dirección del taller, pero todo resultará un poco diferente.

Llegó el hombre con el remolque, y Rolf (el vecino) y su yerno y yo le encontramos, yo con un diccionario en la mano. Le expliqué al camionero que solo yo hablaba español y que tenía que hablar muy distinto y despacio, para que comprendiera lo que decía. El camionero me miró como si fuera un ser del espacio exterior y después empezó a hablar con Rolf en una velocidad como una ametralladora. Él, que no entendió nada, me miró con una vista desamparada, como diciendo: “¿Y qué hacemos ahora?” El camionero no hizo caso de mí, sacó la ametralladora otra vez, y habló con Rolf que negó con la cabeza tratando de explicar que no entendió nada. Y así empezó el remolque….

El camión de remolque estaba en un sitio que estaba inclinado con la parte frontera hacía arriba y la plataforma hacía abajo. El Volvo estaba con su parte frontera dando a la plataforma. Y el camionero, hablando en una rapidez aún más pareciendo a una ametralladora con Rolf, se puse a buscar a un gancho o algo similar debajo de la parte anterior del Volvo, siguiendo hablando, para poder poner el cable de remolque allí. No encontró a ningún gancho allí debajo. Habló con Rolf en un tono reprobador, como si dijera: “¡Por qué no hay gancho!” o algo así. Todavía no hacía caso de mí, que estaba allí con el diccionario en la mano…..

Cuando no encontró gancho nos mostró que quería que pongamos el Volvo al revés para poder usar el gancho de remolque en el coche para tirarlo en la plataforma…. Y qué trabajo teníamos para poner el coche en sitio – el sudor corría – y el camionero puso el cable en el gancho de remolque del Volvo y se puso a tirar el coche hacía arriba en la plataforma…. Entonces, de repente, el cable se deshizo del gancho y el Volvo empezó a rodar. Rolf y su yerno trataron de cerrar el paso el coche, pero tuvieron que dejarlo rodar en vez de estar matados por el coche. Y el Volvo continuó a rodar hasta que chocó contra un Van, completamente nuevo.

Todos nos miramos, ¡qué fracaso!, que avería. Ninguno decía nada durante mucho tiempo. Y después apareció el dueño del Van. Cuando vio el Volvo en medio camino de su Van solo dijo: “Bueno, así es (o algo parecido). Y conserve su presencia de ánimo. Y yo me fui a casa sin haber usado mi conocimiento de español…..

(Después me contaron que el dueño del Van había estado enfermo y en hospital tres días. Tuvo problemas con hipertensión, causado por picaduras de mosquitos. Cuando dejó el hospital le daban el consejo de evitar emociones y agitación. Por esto estaba tan tranquilo).

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 15 septiembre 2013

Unos días en el aire sueco (214)

Esta mañana hubo niebla, pero ahora hace sol y pensaba que fue tiempo de escribir otra epístola sobre la vida de verano; haciendo esto también mantengo el conocimiento de mi cuarto idioma ¡El español!
El aire ha estado lleno de muchos seres los últimos días. Las aves migratorias como grullas y gansos, presidente Barack Obama y mi cuñado de Nueva Zelanda y su mujer. Bueno, ¿qué es esto?
Vamos a empezar con el presidente Obama. Es que ha estado de visita en Suecia dos días a camino a Rusia y el mitin de G20. Es muy popular en Suecia y ví en el periódico que en una compañía de seguro, Folksam, el sistema de internet se derrumbó cuando los empleados querían mirar a la llegada de Obama a las 10.00 el 4 de septiembre en sus computadoras. Puedo decir también que la política mundial ha intervenido en mi vida, mida sin importancia alguna. Así es:
Edward Snowden ha revelado como EEUU ha practicado espionaje contra muchos países en Europa y el mundo. Snowden tuvo asilo en Rusia (del presidente Putin). Eso no le gustaba al presidente Obama y en vez de encontrar a Putin ante del mitin de G20 se decidió a visitar a Suecia. ¡Un presidente de EEUU en nuestro país pequeño! Fue la primera vez que un presidente estando en servicio nos ha visitado. El aeropuerto estuvo cerrado durante el aterrizaje de Airforce one. Además, medio Estocolmo estuvo cerrado alrededor de Grand Hotel donde vivía Obama. Las autopistas también estaban cerradas en diversas direcciones alrededor de Estocolmo.
Y el mismísimo día, el 4 de septiembre, vino Christer, el hermano de mi mujer, y su novia Pat de Nueva Zelanda para pasar unas semanas en Suecia y a causa de lo que describía y por los controles rigurosos en la aduana llevaron por lo menos dos horas de retraso, y de esta manera la política mundial a mi casita. Pero a las aves migratorias no las importan visitas de presidente de cualquier país. Y tampoco al pico grande que se bañaba unos minutos en nuestro estanque.
Sí, las aves migratorias. Pasan gansos y grullas sobre nuestra casa por las mañanas y por la tardes en este tiempo del año. Es que comen en un sitio y duermen en otro. Graznana y gritan como locos en su camino. Ayer unos volaron tan bajo que casi chocaron con la cabeza de Kerstin. Es un tiempo de melancolía, el otoño, también nosotros vamos a nuestra “vivienda normal”, se acabó el verano y las flores se marchitan…. Lo que queda es prepararse para el invierno…. (¡uf!)
Pero nos alegramos cuando vemos las grullas, aquellas aves tan imposantes. Aunque son ellas que ponen punto final al verano. Cuando vuelan en una formación de V, sabemos que pronto estarán en Exremadura en España. Allí pasan el invierno.
También podemos oír los somorgujos, aves que normalmente viven más aislados, en lagos pequeños en el bosque y hay muchos en los lagos del norte. Tienen un sonido muy melancólico.
Esta noche mi hijo Martín y su novia Erika van a celebrar el cumpleaños de unos amigos que tendrán 30 años. Entonces es bueno tener los abuelos que que pueden guardar a sus nietas, Lía (4) y Lo (2). Es la primera vez que duermen aquí en la casita, vamos a ver….
Nos hemos preparado con golosinas y patatas fritas (chips). Vamos a comer pescado para cena, un plato que normalmente les gustan. Pero con hijos no se sabe que quieren comer. Un día prefieren un plato y otro día algo diferente.
El sol está bastante bajo este tiempo del año. Discutía el tiempo y las estaciones con mi cuñado. Ahora empieza la primavera en Nueva Zelanda. Nueva Zelanda está frente a frente con Suecia en el globo. Toma más de 30 horas a viajar en avión a Suecia. Y ahora tienen que disculparme. Tengo que pintar la puerta del retrete antes de que caiga el sol y que vengan las nietas. ¡Hasta luego!

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 10 septiembre 2013

Soñar con cosas extrañas (211)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Doy ronquidos cuando duermo y sueño con muchas cosas. Afortunadamente no recuerdo mucho de lo que sueño. No causa muchos problemas cuando vivimos en nuestra casa en Flen, nuestra casa “ordinaria”. Allí tenemos habitaciones separadas y nadie tiene que preocuparse del ruido que hago.

En nuestra casita, en el campo, es otra cosa. Es una casita pequeña, de 36 m², y dormimos en la misma habitación. No entiendo por qué  sueño tanto. Pregunté a mi mujer si ella tenía idea por qué sueño tanto. Ella me dijo que tal vez sea porque el espacio debajo de mi cama siempre está sin limpiar… Pero tales cosas no me preocupan cuando estoy despierto y no entiendo por qué me preocuparían cuando duermo. Tengo que añadir que hablo en el sueño, probablemente una herencia de mi padre. Mi madre siempre tenía un cuadro en la mesilla de noche y allí notaba lo que mi padre decía, o más correcto gritaba, en lo sueños. Y la mañana siguiente mi padre tuvo un reporte de su vida nocturna de sueños. Mi padre me dijo una vez, que los sueños tenían casi el mismo tema. Soñaba que estaba volando como un pájaro, y después de un rato cayo al suelo. Algo que le daba angustia, claro.  (Otro tema trataba de cazadores furtivos. Y mi padre no tenía armas o derecho de cazar…)

Mis sueños, en contrario, tratan mucho de cosas que tienen que ver con mi trabajo como profesor. No empecé a sonar con estas cosas directamente después de mi jubilación, sino en los últimos años, después de siete, ocho años. Puedo dar un ejemplo. Una noche soñé que había solicitado un empleo en Strängnäs (donde he trabajado antes) un empleo como profesor de español (¡claro!). Cuando llegué a la escuela, que era muy grande (y no el colegio donde trabajaba yo) y fue imposible de buscar la oficina del director. Andaba errando, tratando de hablar con los alumnos y los profesores d´dónde podía encontrarla, pero sin suerte. Nadie, ni alumnos ni profesores querían contestar a mis preguntas o daban instrucciones falsas. Y yo fui más y más desesperado….. Finalmente encontré a un alumno y le puse contra la pared de un rincón y le dije: “Escucha! Busco empleo aquí y tal vez vaya a ser tu profesor. Ahora, dime, ¿dónde está la oficina del director? ¡Y no trate de mentir!

No sé si me me dio la dirección correcta a la expedición, pero de una manera o otra fui allí y me informaron que el empleo que solicité era para un profesor de trabajos manuales (!) Y que alivio y alegría sentía de esta información. No tenía que trabajar otra vez…. Pero los problemas no eran acabado con esto. No recordé dónde había aparcado mi coche.. Continuaba errando, preguntando a gente si sabían dónde tenía mi coche – nadie lo sabía. Recuerdo que tuve que pasar debajo de un puente sobre un río. En la ribera estaban unos de mis viejos alumnos pescando. Y nadie me dejaba pasar, no, continuaban pescando y  tuve que caminar en el río para poder seguir buscando el coche.

Finalmente encontré a una mujer que sabía donde estaba el coche y después de esto no recuerdo más del sueño y todavía no sé si encontraré mi coche o no…

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 27 agosto 2013

Una visita de hijos y nietas (213)

Una visita de hijos y nietas (213)

Ya que nuestro hijo Martín y su novia se han mudado a una casa; bastante cerca de nosotros (que alquilan de un conde) quieren comprar cosas para su nuevo hogar. ¿Y qué haces si vive en Suecia? Claro, tu vas a IKEA, claro. ¿Pero que haces si tienes dos hijas a las que probablemente no les gusta caminar en un almacén de muebles todo el día? Claro, hay dos abuelos (=nosotros) y a ellos les gusta mucho a cuidar a sus nietas.

De ellas ya les he contado en otro episodio, pero aquí una repetición. Se llaman Lía (4 años) y Lo (2 años) y son muy activas y demandan diversiones incesantes. El abuelo (yo, 68 años) y la abuela (Kerstin, mi mujer, 66 años) hacen lo que pueden para satisfacer sus gustos. Y alrededor de la casita hay muchas cosas que hacer. Lía, inmediatamente quiere hacer una ronda entre los arándanos para coger bayas. A OLYMPUS DIGITAL CAMERAella le gustan más las fresas silvestres, pero no hay más en medio de agosto y tiene que contentarse con lo que hay. Lo, la pequeña hace pinitos detrás de nosotros con un tazón en su mano, pero es difícil coger bayas y ponerlas en el tazón y después de unas tentativas deja el tazón y  coge de mano a boca. Pronto tiene como una barba azul alrededor de la boca. ¡Es maravilloso mirar a las chicas en los arándanos!

Lía, la Hermana mayor, da el tono para lo que va a pasar, y después quiere ir a “la casita de juegos”, que no es una casita de juegos, sino una casita para nuestros huéspedes. Allí quiere estar en la cama y a veces quiere coger grosellas rojas en el arbusto afuera de la casita y después comerlas en la cama. Mientras Lo va con la abuela y hace otras cosas. A veces es mejor tenerlas separadas….

Después damos un paseo en el carro de niños. El carro  solo tiene un asiento (tienen otro de dos asientos pero no tenía sitio en el coche) y nuestra intención fue que  Lo podría ir en el carro mientras Lía anda a pie. Pero no, Lía también quiere ir en el carro y es una prueba para los abuelos tratar de mediar en el conflicto causado de la apretura en el carro. Y que un circulo de hermanos tan minimal puede sonar tanto…. Vamos con las dos chicas que aúllan y se empujan, pero después de unos minutos se calman y se callan y la ronda puede continuar en paz.

Solo hay un problema – el abuelo tiene fibrilación causado de la lucha entre las pequeñas amazonas y ahora tiene que arrastrarse a una velocidad minimal, mirando fijamente delante de sí. Y el perro Spencer, que el abuelo tiene en su mano piensa que el abuelo anda demasiado despacio y quiere ir más rápido, y es algo que irrita el abuelo también.

Cuando pasamos el lago las nietas quieren bañarse. Si hubiera habido gente en la playa habría sido difícil convencerlas que es agua estaba fría y por esto nadie quiere bañarse – y además, no tenemos toallas. Después de un rato encontramos con tres señoras con dos perros, uno muy pequeño y otro uno más grande. Spencer quiere saludar a los dos pero le más grande hace un ataque fictivo contra Spencer. Spencer parece un poco nervioso. Pero la fibrilación que había amargado la vida del abuelo desapareció y el resto del paseo va bien.

Cuando estamos en casa Lo está cansada y quiere descansar en el columpio de la abuela. Tiene sitio para una chica pequeña como Lo. El abuelo le columpia como si la columpia fuera una cuna. Èl también está cansado después de la fibrilación y tiene problemas de estar despertado y no dejarse dormir. Canta un poco también y finalmente Lo se duerme. De repente viene Lía con un sapo pequeño en la mano. La abuela busca una caja pequeña donde Lía puede poner el sapo, pero desgraciadamente el sapo hace un salto y desaparece entre las tablas de la terraza….. ¿Qué hacemos? Magnánimo el abuelo se ofrece a dirigir un safari para encontrar otro sapito. Y se van, Lía con la caja y el abuelo con vista para sapitos. Pero todo fracasa y ningún sapo está para descubrir….

Después de dormir Lo quiere salpicar con el agua. Entonces está en la cocina y toma agua del grifo y llena un tazón con una cuchara para después de esto vaciar el tazón. Lía viene para unirse y inventa el juego de hacer comida de agua. Hacen comidas un rato y después se van afuera a la terraza para disfrutar los platos. Sí, con un poco de fantasía…

Después Lo viene con un librito y quiere que el abuelo lea algo. Y juntas con Spencer en la terraza las niñas escuchan el cuento leído del abuelo. Lee con gran sentimiento de Alfons Åberg y su padre y como hacen compras el sábado. Lo, que no comprende tanto, va a la cocina para continuar a hacer comida de agua, pero Lía y el perro escuchan entusiastas y cuando el abuelo ha  terminado el cuento Lía quiere que el abuelo lea otro cuento. Lo que piensa Spencer no sabemos porque ni sabe leer ni hablar. Y el abuelo empieza a leer otra vez, pero ahora Lía también se va para hacer comida de agua y de repente el abuelo está contando un cuente para Spencer. Y Spencer está atado en el sofá y no puede ir a la cocina para hacer comida de agua aunque lo quisiera…

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 25 agosto 2013

Los animales en los alrededores de la casita (212)

Los animales en los alrededores de la casita (212)

Ya he hablado un poco de los animales que hay en Suecia. Afortunadamente no tenemos osos y lobos por aquí. Hay ellos que pasan caminan al sur y casi siempre son lobos, pero no es muy común.

En la primavera tenemos muchos pájaros aquí, pero en el otoño no se ve tantos. Hay unos tipos de picos. Pico verde, pico negro y pico 212trollsaendagrande (el último no encontré en el diccionario… Se llama así en sueco pero es más pequeño que los dos otros especies). Suelen tocar sólos con el pico contra los abedules cuando están buscando comida.

El cuclillo suele llegar en mayo y canta un período en el verano. (El nombre cuclillo se usa en diferentes palabras suecas, por ejemplo kaffegök (cuclillo con café o cuclillo de café). Es café mezclado con aguardiente. Sabe mal según mi gusto. Me gusta más Irish Coffe.

Por la noche entre febrero y junio se puede oír el mochuelo con su canto tan característico y espectral. Entonces es posible contemplar el cielo nocturno, con Osa Mayor arriba de nuestro estanque. Aquí la noche no está destruida por la luz de la ciudad.

A veces, si uno tiene suerte, es posible ver a un águila de mar volando sobre de la casita. Es un ave que ha tenido problemas con su reproducción, puesto que los cáscaras de los huevos han sido dañado de tóxicos ambientales. También hay gente que roban los huevos en sus nidos para vender – ¡Qué gente! Ahora hay una populación bastante grande porque se los han dado de comer restos de matanza, carne de cerdos y vacas. No contienen tanto mercurio como los peces que suelen comer. Me acuerdo a una vez cuando mi vecino, que es un gran pescador, estuvo vaciando unas luciopercas afuera. Muy arriba en el aire podimos ver dos águilas de mar circulando, probablemente esperando para ver si hubiera algo para ellos…

Los pajaritos, como carboneros y herrerillos suelen venir a las cinco de la tarde. Cuando vienen pajaritos de tipos diferentes los llamamos “el tren de paros” (Meståget en sueco). A veces vienen para bañarse en nuestro estanque si nosotros no hacemos ruido. Dos palomas de collar suelen venir para bañarse también.

Hay tejones aquí también pero no los vemos al día, sí, en las carreteras se ve tejones al día – matados de coches…

De ciervos tenemos varios especies. De ellos es más probable ver un corzo, especialmente en el invierno. Nuestros vecinos suelen dar de comer a los corzos y se ve huellas por todas partes alrededor de la casita. A veces vienen incluso en la terraza por la noche. También hay otros ciervos como el gamo y el ciervo real (kronhjort). Y claro, el rey del bosque, el alce, puede aparecer también. Pronto empieza la caza de alces (en el comienzo de octubre) Carne de ciervos es muy rica.

La lagartija es un tipo muy divertido. Vive debajo de la casitita para huéspedes, pero lo gusta también estar en el retrete y por esto es necesario estar prudente para que uno no ponga un píe sobre ella.

De serpientes tenemos solo unos (afortunadamente) tipos, la víbora y la cubrilla de agua. La víbora es venenosa y tiene unas líneas de zig-zag en la “espalda”. La culebrilla no es venenosa, es negro con dos puntos amarillos en la cabeza, algo que hace posible hacer diferencia entre los dos especies. Hasta el mayo teníamos también un sapo de casa, que solía aparecer por la noche. Ahora no es así. Un día mi mujer vino gritando: “¡La culebrilla está comiendo el sapo!” Y cuando yo llegué al sitio de la infamia solo quedaba las piernas del sapo, tratando de resistirse, pero fue inútil.

Este verano, que ha sido bastante caluroso durante un período, hemos visto víboras también. La primera vez vimos dos víboras apareándose y en nuestra fantasía surgieron pequeñas viboritas hijos del acto….. Pero cuando nos vimos se separaron y Leif, mi vecino, había preparado un palo con un lazo, y con él pudo capturar a una de la víboras (son vedados y es prohibido matarlos). La puso en un cubo grande, fue en coche y la puso unos kilómetros de aquí.

La otra vez vimos a una víbora en un montón de piedras. A las víboras las gustan tomar el sol en nuestra roca al lado de la casa, cerca del montón de piedras. Esta vez Leif se puso guantes de badana y capturó el animal con las manos y esta vez fue mi trabajo colocar la víbora en otro sitio… Y esto sobre los serpientes.

En el crepúsculo se puede ver murciélagos volando sobre la casita  cazando mosquitos y otras golosinas en el patio abierto que hay allí. Probablemente viven en el pequeño desván que hay en la casita. En el invierno también suelen vivir ratones allí, algo que nos irrita mucho.

Finalmente unas palabras sobre nuestra avispas que también viven en el desván. Son muy simpáticos (normalmente) y la primera parte del verano no nos causa ningún problema. Desde el agosto hasta que mueran suelen estar un poco más importuno, especialmente cuando comemos pescado. A las avispas les gustan mucho el pescado. Se arrastran sobre el pescado y el plato y hay que estar atento para uno no se coma una avispa, porque una picadura en la garganta puede causar problemas. Pero hoy hubo una avispa que no estuvo muy simpático con mi mujer.. Le dio una picadura, pero por esto tuvo que pagar con la muerte (es decir la avispa). Pobre avispa… Puedo añadir que escribo este episodio en la terraza, rodeado de las flores de mi jardinera y esposa Kerstin un día con sol y un poco de viento suave.

Por favor, las libélulas, estuve en punto de olvidarme de ellos. Suelen volar sobre la roca y tenemos relativamente muchos de especies. Este año una libélula pequeña ha sido casi domesticado y suele sentarse en nuestros brazos y ha estado sentado en mi cuaderno cuando escribía esto. La llamamos “nuestra amiga” a ella.

Es una suerte que los animales no sepan leer, entonces no pueden acusarme de no haber mencionado a alguien de ellos.

¿Saben algún animal que me acusara por esto? Hay por lo menos uno….

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 20 agosto 2013

Los alrededores y un poco más (210)

 

Hoy es domingo y mis vecinos parecen totalmente locos – y los perros también. Un vecino parece construir una nueva casa porque está amartillando tablas desde las siete por la mañana hasta las once por la noche. Otro vecino está cortando el césped sin que sea realmente OLYMPUS DIGITAL CAMERAnecesario, porque un verano tan seco como este no hemos visto en la memoria de los hombres. Pero, claro, si uno siempre corta el césped los domingos a las cinco por la tarde…..

Un poco más lejos se oye el ruido de una máquina  que corta hierba con una tira de plástico rotando. Mierda, ¡ qué sonido! Hace que los nervios se alargan no sé cuanto. Y para colmo, algún idiota ha puesto la ruta de los aviones sobre nuestra casita, bastante arriba de nosotros pero se oye el sonido. Y sobre todo estos dos perros, ladrando sin cesar (ahora puedo disfrutar el ruido de una sierra de motor también). He pensado en que debía hablar con la señora que tiene los lobos, pero hace demasiado calor, lo haré un día más templado….

(¿Y qué va a pasar con la setas? No hemos tenido lluvia aquí desde hace mucho tiempo. Nuestras cantarelas van a secar hasta que mueran).

Es raro, todos parecen estresados, incluso la ardilla que corre en los abetos como fuera poseída.

Aunque no sea una hormiga obrera me siento un poco preocupado pensando en todo lo que debía hacer. Debía cortar el matorral detrás del retrete, pero me disculpo porque hace demasiado calor. También debía escardar la mala hierba (que, afortunadamente, no crece tanto cuando hace mucho calor) en la vereda, pero tengo problemas con mi espalda y no quiero arriesgar de empeorarlos. Debía podar los abedules, porque cuelgan hacia abajo y tocan el coche y nuestras cabezas cuando los pasamos. Pero prefiero escribir un poco más en mi blog.

(A propósito el blog. He hecho una pausa en las publicaciones de episodios. Es que un amigo y colega mío se suicidio hace un año y medio y no he sentido ganas de escribir mucho. Y, quiero añadir, el blog tengo para  no olvidarme del español, el idioma que aprendía durante tantos años. Por favor, si usted encuentre errores y si tenga tiempo, corrijame. No tengo otro profesor que mis lectores…..)

No hay mucha gente que puede ver una pala estar semanas en el cuadro sin usarla para cavar – yo puedo. Pero, lo que no puedo es dejar el tubo de desagüe en la cocina sin arreglar. Y esto significa que tengo que abrir el pozo colector, trabajar con la manguera son los manos en el agua sucia y que huela a mierda… Qué asqueroso!

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 15 agosto 2013

El hombre en el papel y un poco más

El hombre en el papel

Pinturas de calles

Ilusiones ópticas

Manos mágicas

Chinas en bicicleta

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 12 agosto 2013

Casitas para pájaros (206)

Cuando esto pasó era un día con mucho calor, (estamos a 27 grados ), basta para mí, o más exacto, es demasiado. Pero tengo un amigo de Ghana y me dijo que los africanos en Suecia dicen que en Suecia hay dos inviernos en Suecia, un invierno blanco (el invierno) y un invierno verde (el verano). Pero todo es relativo y de joven me gustaba mucho tomar el sol y solía ser bastante bronceado en el fin del verano. (Y 206casitasparapajarostampoco tenía vértigo lo que tengo ahora. Un amigo con mejor memoria que la mía me dijo que cuando me vio la primera vez estaba sentado tomando sol en la ventana de la planta quince…..) Ahora siempre me visto en pantalones cortos y camisa de mangas cortas, y sin ropa parezco a no sé que, tal vez cuatro palos bronceados con un montón de grasa blanca en el centro…

Después de haber consultado el pronóstico  meteorológico en Internet me decidí por mover unas de las casitas para pájaros antes de que el calor lo hiciera imposible. Es que tenemos muchas casitas para pájaros en los árboles cerca de nuestra casita. Hay un mercado en el campo cerca de aquí donde solemos comprar una casita para pájaros cada año y ahora hay una aglomeración considerada en el bosque en frente de nuestra casa. Casi una colonia con casitas, pero sin pájaros; ¿Sin pájaros? Sí, nos sé por qué no empollan en nuestras casitas, casitas que he comprado para ellos. Mi vecino, que sabe mucho (¡pero no todo!) dijo que las casitas están demasiado cerca. “No empollan entonces”, dijo. Y dicho y hecho, fui para buscar la escalera que cuelga debajo del retrete. Empezé con la casita de abedul que tiene agujero bastante ancho, elevé la escalera contra el árbol y en piernas temblantes me puse a subir la escalera….

Hacer salir a los clavos es una aventura para un hombre de 68 años, sin sentido de equilibrio, con tendencia de vértigo y con un martillo en la mano derecha, con fuerza teniendo la escalera con la mano iqzuierda….. Un golpe con el martillo para tratar de sacar el clavo del árbol. No pasó nada. Otro golpe….. Entonces, como un cohete, algo marrón salio de la casa y yo estuve en punto de caer de la escalera.

¿ Qué había pasado? Entonces ví, en un abeto por lo menos dos metros del árbol con la casita de abedul, a una ardilla subiendo rápidamente del tronco del abeto. Y entonces tuve la explicación por qué los pájaros no querían vivir en las casitas. No les gustan vivir don una ardilla como vecino, un vecino que puede comer sus huevos y pajaritos…

Y tal vez seamos nosotros culpables de que la ardilla busca abrigo en las casitas, porque hemos cortado muchos abetos (donde quieren vivir) aquí hace unos años. No es que no deseo que la ardilla tenga nido, pero si asuste a los pájaros ¡le echaré a fuera!

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 08 agosto 2013

Cuando trabajaba con pasta de papel (206)

 

Cuando tenía 15 años, es decir en 1950, no era difícil encontrar trabajo. La industria gritaba por mano de obra y Suecia, que no había participado en la segunda guerra mundial, estaba preparada a proveer a Europa y el mundo sus productos.

Y un día tomé mi ciclomotor y me fui a Skutskär donde había una industria que producía pasta de papel. Hablé con el hombre responsable de los empleos y me dijo: “Sí, claro que tenemos un trabajo para tí, pero tenemos que arreglar unas formalidades”. Y después de media hora tuve un contrato de colocación…… “Vete a Sixten, el capataz del taller. Èl va a mostrarte donde puedes trabajar”, dijo y yo tenía un trabajo que duraba cinco años. Y dicha persona, Sixten, se marchó conmigo a una torre de pasta de papel en construcción en la cual trabajaba gente. Y allí me encargaron la encomienda importante de, usando una afiladora, quitar las encajaduras de la soldadura. La afiladora parecía pesar por lo menos 100 kg y después de 5-10 minutos mis brazos de 15 años estaban totalmente agotados. Mi talento como maestro con la afiladora fue requetemalo y el día siguiente me dieron trabajo en otro sitio.

El trabajo en el taller dura 1,5 años o algo así y después tenía que trabajar en turnos en la blanquería. Toda la fábrica olía de mierda y gente que pasaban la fábrica en coche solían mirarse preguntándose sí alguien tenía problemas con el estomago…

El trabajo en una blanquería en aquel tiempo consistía en controlar la pasta en los filtros y que venían de las torres en las plantas debajo de los filtros. Para blanquear la pasta se usaba cloro y a veces ocurrían escapes de cloro y teníamos que tener careta. Trabajar en careta por la noche un sábado cuando los amigos se divertían…..

Pero normalmente funcionaba relativamente bien y el trabajo incluso podía estar un poco aburrido, pero se ganaba bien con trabajo en turnos. ¿Saludable? No. Siempre había un poco de cloro u óxido de cloro en el aire y el trabajo en turnos arruinaba el sueño.

A veces podían pasar episodios divertidos como cuando el jefe de persona, Jakob Wallenberg, estuvo de visita un día. Nuestro capataz, Hjalmar; corrió como un ratón alrededor de nosotros, amonestándonos que nos compartimos bien. Entonces pasó algo….

Cuando J W salió del ascensor con una banda de jefes de niveles diferentes detrás de sí y se acercó al central de control (donde estábamos nosotros) Hjalmar estuvo más y más nervioso. Cuando los superhombres estaban en frente de nosotros (podían vernos porque la parte superior de la pared era de vidrio) se pusieron a reírse; en carcajadas. Y nosotros no comprendimos nada, pero después, cuando los jefes gordos habían desaparecido fuimos a ver lo que había causado tanta alegría. Allí, en la pared, debajo del vidrio, colgaba un letrero con las palabras: Prohibido dar de comer a los animales……

206cuandotrabajabaconpastadepapel2 Leer Más…

Posteado por: don Gerardo de Suecia | 17 julio 2013

El verano con Lía y Lo – nuestras nietas (204)

Este verano es un poco diferente de los veranos “normales”. Mi mujer y yo, 66 y 68 años de edad, somos “supernannys”, es decir cuidamos a nuestras nietas, Lía y Lo, 4 y 2 años, Imagetodo el verano. Lo hacemos cuando su madre Erika y el padre Martín, nuestro hijo, trabajan. Ellos se han trasmudado un poco más cerca de nosotros y no han encontrado en alguna guardería infantil hasta el 15 de agosto….

Es una una suerte que mi mujer, Kerstin, también estaba en una guardería infantil de niña. Por esto sabe muchas canciones y juegos que puede hacer con las niñas.

A Lo, la de 2 años, le gusta mucho cuando Kerstin juega con sus dedos del píe. A Lía, la de 4 años, le gusta más mirar la tele con Los Pitufos y otros programas para niños.

Pero a los dos les gustan mucho saltar. Saltan en una cosa redonda azul de material elástico. No sé cómo se llama en español, pero es una cosa que afea a todos los céspedes en los jardines donde hay hijos en la familia. Y yo siempre tengo miedo que puedan caerse y que se lastimen…… іpero hasta ahora todo ha salido bien!

Pero lo que les gustan más es bañarse en la pequeña piscina móvil que Erika ha comprado. Entonces sube el nivel del sonido cuando las chicas gritan y se ríen y tiran agua al abuelo. Es casi que las cornejas parecen mirarse sin comprender que está pasando.

Cada tarde damos un paseo con el cochesita doble para niños. Entonces Lo, la pequeña, suele dormirse y Lía a veces quiere ir a píe y estar en el cochecito cuando está cansada. Puesto que viven cerca de un castillo (Rockelsta) hay muchos dehesos con caballos. (La región donde vivimos está muy densa de caballos.)

A veces viene una carreta de dos caballos y a veces una cuadriga, algo que parece muy interesante a las nietas. Pasamos bordes de zanjas abundante de flores y en el cielo se puede oír la alondra y un azor patrola sobre el prado para ver si hay golosinas como ratones y pajaritos abajo.

A veces traemos fresas silvestres cogidas en los alrededores de nuestra casita. Es la abuela Kerstin que las coge. Lía siempre nos pregunta si tenemos fresas silvestres. Ver a las niñas cuando comen fresas es algo que calienta el corazón de los supernannys….

La familia tienen dos cochesitas para niños, uno con un asiento y otro con dos asientos. Un día Lo tenía sueño y Kerstin se fue a pasar con ella en la cochesita con un asiento, (duerme bien el el cochecita). Pero entonces Lia también quería ir en el cochesita donde estaba Lo. Problemas….. Todo resultaba en que Kerstin jugaba tren con las niñas, es decir, fue con una chica una ronda alrededor de la casa mientras la otra esperaba en la otra cochesita, la “estación”. Y yo estaba en la porche cantando una canción para niños que trata de niños en un tren…

Sí, depués de tal día se duerme sin píldoras…..

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: